Noticias

Actualidad |

Precisión, virtud y necesidad

El billar goza de gran acogida en nuestro país tanto a nivel amateur como a nivel federado.

Hay quienes han decidido transformar su pasión por el billar - meramente lúdica - en una actividad que les permite competir y demostrar su habilidad ante grandes audiencias.

El billar a nivel federado cuenta con un número importante de adeptos en nuestro país. Durante los dos últimos años, el número de licencias registradas en la Real Federación Española de Billar ha crecido exponencialmente: en el año 2012, había 1805 personas federadas; en 2013, el número aumentó hasta los 2253 registrados; al cierre de 2014 había 2709 personas con licencia en la RFEB.

En 1926, se creó la Asociación Española de de Billar, que sería el germen de la actual Real Federación Española de Billar. Ese mismo año se celebró el primer Campeonato de España. El billar no es un deporte olímpico, pero lucha por serlo desde hace años. De hecho, tuvo carta olímpica en Atenas 2004, aunque finalmente no llegó a participar.

En nuestro país están arraigadas, básicamente, dos modalidades de billar: carambola o billar francés y pool o billar americano. Al billar francés se juega empleando un taco y tres bolas únicas entre ellas sobre una mesa de billar sin bolsillos. El objetivo es tocar las dos bolas restantes con la bola asignada.

El pool o billar americano es el que habitualmente podemos encontrar en bares y salas de juego. La mesa tiene 6 agujeros; cuatro en las esquinas y dos más en el centro. Se juega con 15 bolas numeradas del 1 al 15: 7 primeras lisas y 7 últimas rayadas. El número 8 corresponde al color negro.

Nombres como Dani Sánchez, Rubén Legazpi o David Alcaide aparecen con frecuencia en en las listas de los mejores jugadores del mundo. Ellos son algunos de los embajadores españoles de este deporte.

Conoce más sobre la Real Federación Española de Billar aquí 

© - LaLigaSports - Año 2016

Últimas Noticias

Ver más noticiasCargando...
.