Noticias

Reportaje |

El Atlètic-Barceloneta prolonga su década prodigiosa

Los pupilos de Chus y David Martín conquistaron su undécima liga consecutiva.

Once años consecutivos ganando la Liga Nacional de waterpolo es algo que se dice pronto. El palmarés del waterpolo masculino en la web de la Real Federación Española de Natación tan sólo contempla un nombre desde la temporada 2005-06, el del Club Natació Atlètic-Barceloneta. Sin duda alguna, habría que tirar de hemeroteca y estarse un buen rato mirando qué equipos en el deporte moderno han logrado una gesta de estas proporciones, aunque este undécimo título consecutivo no ha sido para nada un camino de rosas para sus protagonistas.

Después de dominar la fase regular una temporada más, en la que los jugadores del club marinero tan sólo cedieron un empate en 22 encuentros, la Final de la 2015-16 ante el CN Sabadell Astralpool ha sido la más disputada de los últimos años para los hombres dirigidos por los hermanos Chus y David Martín. De hecho, el MVP de la liga, el navarro Alberto Munárriz, ha reconocido tan sólo unas horas después de alzar su tercer título liguero que “nunca había jugado una final así. De hecho, preferiría jugar más partidos así y luego perderlos, ya que el ambiente en todos los partidos ha sido brutal. Sólo llegar y ver la instalación engalanada, el ambiente, la gente volcada con el equipo, la grada llena… eso por sí solo era un auténtico espectáculo”. En este sentido, su compañero Fran Fernández también destacaba que “había un ambientazo y el club incluso montó gradas supletorias, algo que hacía tiempo que no se hacía. ¡Y no cabía ni un alfiler!”.

La épica además fue la tónica dominante de los tres partidos de la Final. En el primer encuentro, jugado en los antiguos Banys de Sant Sebastià, en el corazón de la Barceloneta, los marineros sorprendentemente dejaban escapar el primer punto ante un Sabadell Astralpool sin complejos y sin nada que perder. Fernández apuntaba que quizá se habían centrado “más en preparar la Final Six de la Euroliga de la semana que viene antes que pensar en que antes teníamos que rematar la Liga”. Por eso, en el segundo encuentro, jugado en la piscina Carles Ibars de Sabadell los marineros volvieron por sus fueros e igualaron la eliminatoria. Todo quedaba abierto para el tercer y definitivo partido, que por factor campo se volvía a jugar en el barrio marinero de Barcelona.

 

Y de nuevo se fraguó la sorpresa. Los vallesanos arrancaron con un impresionante parcial de 0-4 con un increíble acierto anotador en sus ataques, algo que dejó algo groguis a los locales. Tras el primer descanso, al que se llegó con 1-5 en el marcador, los hermanos Martín hicieron un cambio bajo palos, dejando en el banquillo al portero titular de la selección nacional, Dani López Pinedo, y dando la responsabilidad a un chico de la casa, Miki Linares, que a sus 19 años tenía la misión de defender la portería a capa y espada. La consigna en el descanso fue clara, según apunta Fernández: “había que trabajar mucho más duro en defensa, porque no estábamos jugado con la intensidad necesaria para ganar la final. Había que ayudar a Miki para que no le llegasen tantos balones. Y la cosa funcionó. Eso fue nuestro revulsivo”.

 

Tras el descanso, al que se llegó con 3-5, el Sabadell Astralpool se acercaba a la primera Liga de su historia, que además hubiese supuesto un doblete histórico a la ganada con el femenino en el año del centenario de su fundación, gracias a dos goles consecutivos de Eric Marsal (3-7). Era el minuto 3 de la tercera parte, a únicamente 13 para el final del choque. Aún así, el conjunto marinero tiró de casta y de experiencia para dejar claro que no había dicho aún su última palabra. Los de Chus y David Martín encadenaron un parcial de 5-0 en menos de 5 minutos que dieron la vuelta al marcador y les colocaron 8-7 de la mano de sus pesos pesados, el boya Alberto Munárriz y Albert Español. Fran Fernández reconoce que la clave fue “no tardar mucho en marcar el cuarto y el quinto de forma consecutiva. Eso hizo que el Sabadell dudase, y a nosotros nos empezó a entrar todo”.

Una vez tomada la iniciativa en el choque, el Atlètic-Barceloneta ya no se dejó amedrentar por un rival que según Fernández “entró en el partido con mucha valentía y no tenía nada que perder”. Los marineros alzaron su undécimo título consecutivo llevándose el último choque por 11-8 y sudando tinta hasta el final. Munárriz, que el año pasado se perdió buena parte del curso por una grave lesión en su rodilla izquierda, es consciente de que “ha sido la Final más disputada de los últimos años. Nos ha costado más que cualquier choque de la fase regular. Ha sido mi liga más bonita”, algo que Fernández ha reafirmado reconociendo que “nos ha costado horrores ganarla”.

Tras este triunfo, el equipo marinero vuelve a ser el rival a batir para los próximos años. Sus 11 ligas consecutivas en las últimas temporadas y sus 9 Copas del Rey en estas últimas campañas así lo corroboran. Fernández lo tiene claro “después de tantos títulos, cada año es más complicado ganar la Liga. Los demás también quieren ganar títulos y ganarnos. Para el waterpolo español es bueno que en esta Liga haya habido esta igualdad, ya que los demás equipos ven que no están tan lejos. Chava Gómez y su equipo van a hacer mucho bien a nuestro deporte. Todo es posible si se cree, y ellos lo han demostrado. Es bueno para nuestro deporte y para que más clubes sigan apostando por el waterpolo”.

Sin tiempo para saborear la victoria, el CN Atlètic-Barceloneta cogía este martes por la mañana un vuelo hacia la Isla Margarita de Budapest para jugar su cuarta Final Six de la Euroliga de waterpolo de forma consecutiva. Aquí sus rivales no serán una perita en dulce. De entrada se verán las caras este jueves con el Szolnok húngaro, rival al que ya derrotaron el año pasado en los cuartos de final de la Final Six celebrada en la Piscina Picornell de Barcelona. Si pasan a semifinales, su rival será el Olympiakos del Pireo griego.

© - LaLigaSports - Año 2016

Últimas Noticias

Ver más noticiasCargando...
.