Joseba es una de esas personas que no te deja indiferente cuando la conoces. Este artista nacido en Tolosa, Guipúzcoa, es además uno de los integrantes del equipo de surf adaptado que conquistó el histórico oro en los últimos mundiales disputados en La Jolla, California. 

A los 15 años le diagnostican distonía de torsión, enfermedad que no lo detiene y a los 20 años viaja a Barcelona donde cursa la carrera de diseño gráfico; cursos superiores de fotografía, máster de 3D y multimedia, junto con especialidades de cine y televisión. La distonía de torsión nunca frena sus ganas de trabajar y formarse en un área en la que trabaja actualmente realizando contenido audiovisual para personas con discapacidad. 

Joseba nos atendió como siempre y repasamos con él la pasión artística que le llevó a crear con diferentes elementos que encuentra en la costa vasca piezas artísticas únicas. Un trabajo que desarrolla sobre todo con maderas y que le ha llevado a tener piezas suyas repartidas por diferentes países del planeta. Actualmente inmerso en Balegur, en euskera bale, ballena, y egur, madera, un proyecto artístico con alma marinera.

– Las obras que diseñas, ¿de dónde viene esta vena artística?

No sé de dónde viene esa vena artística, eso se va dando poco a poco, será porque soy Géminis… jejejeje! Siempre me ha gustado pintar, crear, sacar fotos, escribir relatos y poesías; siempre rodeado del mar, los bosques, las rocas, las maderas y tesoros que llegan a nuestras costas. El reciclar mediante el arte y reutilizar materiales de desecho son mi prioridad, me encantaba esa asignatura en la carrera cuando estaba en Barcelona. Además, si con eso generamos conciencias limpias y se crea arte, ¡pues mejor que mejor!

– ¿Hace cuánto tiempo que está realizando estas obras?

Con Balegur llevo desde el 2011 pero antes de eso ya hacía mis cosillas con diferentes materiales. Aquel año tuve una ruptura amorosa… a causa de esa ruptura lo pasé bastante mal, y ese cambio me impulsó a surfear y dar forma a maderas sencillas, hacer algo diferente para dejar de pensar en esa persona, distraer mi mente y jugar con materiales, divertirme y crear…

– ¿Cuáles son los materiales que utilizas para desarrollarlas?

Principalmente lo que más utilizo son maderas que encuentro en la costa guipuzcoana, pero me ayudo de tableros para fijar las maderas; pegamento, tirafondos, lijadoras, sierras de calar, taladro, brocas, pinturas, piedra de esmeril, etc. Intento utilizar diferentes materiales para cada obra aunque la base sea la madera. Ahora estoy trabajando con tablas de skate dándoles formas de ballena o motivos de Balegur. Son tablas viejas y reciclarlas me parece un bonito proyecto, estoy intentando contactar o conseguir marcas de patines para colaborar o que me den las tablas que se tiran.

– Las ballenas son eje fundamental en tu obra, ¿por qué ballenas?

En el 2012 varó una ballena en la playa de la Concha en San Sebastián, era un Rorcual muy grande, vi morir a esa ballena y me impactó muchísimo ver tan de cerca como cerraba el ojo. Soy técnico de Ambar en varamientos, una sociedad para el estudio y conservación de la especies marinas, y estuve 5 días siguiendo los pasos del aquel gran cetáceo, eso me marcó mucho y fue también un punto de partida para hacer algo por ellas, ¡por esos grandes y poderosos cetáceos!

– Cada pieza es única, ¿en que te inspiras para cada una?

Me inspiro en imágenes que veo o busco, en vivencias personales, en el color de la madera, en la forma, en el grosor o en los nudos de la madera, ya que, a partir del nudo empieza todo. El nudo de la madera es el ojo de la ballena y en algunas no tengo que pensar nada simplemente me salen, otras son pedidos fijos para particulares o regalos.

– De todas las que has hecho, ¿hay alguna que sea especial dentro de todas ellas?

Tengo muchas ballenas esparcidas por el mundo México, Colombia, Noruega, Maldivas, Irlanda,  Australia… y muchas por diferentes rincones de España. Cada una es especial, pero sí tengo que elegir una, es una que la tengo fuera del taller. Una que está en Box.A Arte Elkartea y es de 6 metros de largo y 4 de ancho. La realicé en el Untzi Museoa (Museo del barco), que está en el puerto de San Sebastian, en colaboración con dos sirios y muchas personas de la calle. Fue una obra grupal abierta propuesta para el festival Olatu Talka 2016, tiene botellas de plástico, tapones, maderas, plásticos diversos, cuerdas y redes, todo recogido de la costa. Esa tal vez sea la más especial.

Toda la actualidad e información nacional ahora se puede consultar a través de la página oficial surfing.es y en las redes sociales de la Federación Española de Surfing: