Noticias

Reportaje |

Diario de viaje, tercer día en Almaty

El día del debut no fue tan soñado como esperábamos, pero la selección española de voleibol tiene tanto carácter que ya sólo piensa en resarcirse lo antes posible.

Kazajistán es un país de contrastes. Ya les contábamos en anteriores ediciones de este diario alguna significativa; la climatología, por ejemplo. Por eso la que fue capital del país, Almaty, ha absorbido buena parte de esa personalidad cambiante. El tráfico es otro de los fenómenos que merece ser digno de comentario. En Almaty puedes tener que soportar un atasco de media hora para recorrer dos kilómetros que solventar esa misma distancia en apenas cinco minutos. Es por eso que los guías locales resultan poco fiables a la hora de precisar el tiempo empleado en ir de un punto a otro. Que se lo pregunten a Miguel Rivera, delegado en la selección española.

Otro de los asuntos que llama la atención cuando transitas por las calles de esta ciudad es la alternancia en la posición del volante en los coches. La mayoría, sí, tiene el volante en la parte izquierda de su vehículo, pero hay una nada desdeñable cantidad de automóviles que lo llevan a la derecha. Ciudad de contrastes.

El autobús que transporta cada día a la delegación española – con el volante a la izquierda – recibió a primera hora de la mañana a un ilusionado grupo con su primer partido de la segunda jornada de esta Liga Mundial. El ánimo de los internacionales españoles en la vuelta al hotel tras el partido era radicalmente distinto. La inesperada derrota ante China Taipei (1-3) no ha minado, sin embargo, el espíritu luchador de un equipo que “sólo piensa ya en Kazajistán”. El autor de la afirmación es Daniel Rocamora, uno de los veteranos del equipo (9 años como internacional), que además confesaba ya al final de este día, con tiempo para digerir lo sucedido, que “la rabia por la derrota se ha tornado en ganas de demostrar cual es el verdadero nivel de esta selección”.

Además de jugar el primer partido oficial en Kazajistán, la selección se entrenó en el tercer día de concentración. Y lo hizo, para continuar con aquello de la alternancia que les contábamos unos líneas más arriba, en un pabellón distinto a los utilizados en los días anteriores. No podemos decir que se escucharan muchas palabras en la sesión, pero sí muchos gritos para, en la medida de lo posible, aliviar la decepción sufrida horas antes.

El equipo tiene carácter. Lo demuestra el entrenador, Fernando Muñoz, que consciente de lo que puede exigir a los suyos no vaciló en reconocer que lo ocurrido ante China Taipei no entraba dentro de lo esperado: “hoy no hemos salido a la pista”. Lo demuestra el capitán, Jorge Fernández, con sus declaraciones en la rueda de prensa posterior al citado encuentro: “no hay excusas. No entramos concentrados al partido y lo pagamos”.

España tendrá la oportunidad de resarcirse este sábado ante Kazajistán (11:40 hora española) en un duelo en el que los anfitriones estarán apoyados por una importante Legión de seguidores. Y el término Legión no ha sido utilizado en sentido metafórico. En la siguiente entrega de este diario descubrirán por qué.

© - LaLigaSports - Año 2016

Últimas Noticias

Ver más noticiasCargando...
.