Noticias

Reportaje |

Carmen Herrera, una vida olímpica

Atenas fue su primer oro, en el metro de Pekín se retransmitió su final en directo, en Londres compitió ante 7.000 personas, la mejor judoca paralímpica ha colgado el kimono y nos cuenta en LaLiga4Sports veinte años de competición.

Llegó a sentirse como en el día de la marmota. Ir a los Juegos, ganar el oro, bajar del podio y "liturgia de regreso". Es el nombre que Carmen Herrera le da a todo lo que sucede después de una medalla en los Juegos. Periódicos, entrevistas, recibimientos en pequeñas asociaciones o en grandes eventos... Así fue el después de Atenas 2004. "Pasó lo mismo tras la segunda medalla y con la tercera fue lo mismo. Con una cuarta... me río al pensar qué hubiera sucedido si hubiera llegado". Nunca lo sabremos, porque no habrá cuarta. La campeona deja su trono vigente. Por primera vez en doce años, habrá nueva campeona paralímpica de judo en -70kg. Carmen Herrera, la mejor judoca española de la historia, ha dejado el tatami por una lesión en la cadera. Tras ganar tres oros paralímpicos, ser bicampeona del Mundo, tricampeona de Europa, 16 veces campeona de España y acumular más de 200 trofeos, no estará en Río 2016. "Tras veinte años de lucha y superación, me puedo dar por satisfecha"

"Hace poco encontré la primera medalla internacional que gané en mi vida, un bronce en Alemania, en 1996". Lo guarda todo, aunque reconoce que en estos veinte años de competición ha regalado mucho "pero tengo los diplomas. Estuve contándolos y me salían unos doscientos". Llegó al judo tras probar otros deportes, pero se quedó sobre el tatami porque "descubrí un deporte en el que los problemas visuales no eran un impedimento para hacerlo de forma eficaz". Tan convencida estaba de esa reflexión, que en 2001 empezó a competir en el campeonato de España de judo absoluto, sin discapacidad visual. No sólo eso. En 2011 fue quinta. "Llegar al quinto puesto fue un orgullo. Yo creo que soy la única deportista paralímpica con discapacidad visual que ha estado compitiendo en categoría absoluta de su modalidad, sin invitación, consiguiendo las marcas, compitiendo de tú a tú contra las dieciséis mejores judocas españolas".  Porque no necesitaba ver cómo ellas para poder ganarlas. 

Veinte años después de aquel bronce de Alemania cuelga un kimono que se enfundó por primera vez con 20-21 años. Quizás algo tarde para empezar un deporte, aunque cualquiera lo diría viendo su palmarés. Oro en Atenas 2004, oro en Pekín 2008 y oro en Londres 2012. Imbatida en unos Juegos. Su DNI dice que nació en 1974, pero en realidad lo hizo en 1992. Tras Barcelona nació una tricampeona paralímpica: "Los Juegos de Barcelona fueron un punto de inflexión para muchos jóvenes, que de pronto vieron a deportistas con un chándal de España ganando medallas. Eso deja una huella imborrable. Por qué si ellos podían yo no iba a poder. Nos demostraron que los deportistas españoles podíamos estar entre los mejores a nivel Mundial". Habla de los Juegos y cambia la voz, irradia entusiasmo.

Consiguió clasificarse para Atenas y le tocó en primera ronda la que por aquel entonces era la campeona del Mundo. Y Carmen venció ese primer combate. "Al ganar me dije: todo es posible. Quería subir al podio. Cuando gané el oro no me lo creía". Junto a su primer oro se llevó grabada para siempre la hospitalidad del pueblo griego, la dimensión del movimiento paralímpico y el ver una ciudad volcada con los deportistas. En Pekín vivió la espectacularidad de unos Juegos, "fueron a lo grande", una anécdota: "Mi final se retransmitió en directo en las televisiones del metro de Pekín", y una lección de por vida: "llevaba mucha presión y me vine abajo antes de la final. Supe sobreponerme a ese momento, aprendí el saber estar en competición y en la vida, a gestionar mis emociones y controlar la tensión". Después llegaría Londres. Sus terceros Juegos, su: "'No hay dos sin tres', era el lema de la Eurocopa y me lo quedé para motivarme". Fue su momento, ante 7.000 personas. Tercer oro paralímpico. Invicta en unos Juegos Paralímpicos.

"No siento que me haya quedado por hacer algo. Tenía pendiente ponerme al día con los estudios, pero lo hice en el último ciclo olímpico. Miro atrás y no me he dejado nada en el tintero, me he entregado al 100%". Es Carmen Herrera, triple campeona paralímpica, bicampeona del Mundo, tricampeona de Europa, la dueña de la medalla de -70kg. Río la echará de menos. Los Juegos Paralímpicos han perdido a una de sus más grandes deportistas. 

© - LaLigaSports - Año 2016

Últimas Noticias

Ver más noticiasCargando...
.